viernes, 20 de julio de 2018

+Money -Capítulo 16

Capítulo 16

Theo tenía a Nabil en sus piernas y había dejado el trabajo de lado por completo para dedicarse a besar y acariciar a su pareja, en su estado actual probablemente podría competir contra cualquier adolescente sobrehormonado con su primera novia.

-Quiero que me acompañes a un lugar- le susurró entre un beso y otro y Nabil asintió e hizo un leve sonido de aceptación sin siquiera abrir los ojos.

-Está bien- murmuró entre el beso que le prosiguió y el siguiente a ese. Theo se rió por lo bajo.

Aunque sería divertido llevarlo a casa de sus padres sin decirle a donde iban probablemente Nabil moriría de nervios e inquietud pensando en las cosas que podría haber preparado para ese día.

-Mis padres celebrarán su aniversario, me gustaría que conocieras a mi familia y ésta es una excelente oportunidad. ¿Qué dices? ¿me acompañarías?- preguntó mientras metía una mano en la camisa de Nabil acariciando su espalda baja.




-¿Qué?- Nabil dio un respingo saliendo del trance en el que Theo lo tenía- ¿tu-tu-tu tus papás?- preguntó tartamudeando.


-Bueno, me parece justo... yo conozco a Bill y Adele que son como tus padres ¿no es así?- Nabil asintió lentamente, la relación con su familia biológica se había cortado cuando apenas era un adolescente, Bill y Adele siempre habían estado ahí desde que era un bebé así que sencillamente para él eran como sus verdaderos padres-. Entonces creo que es justo que tu conozcas a los míos- aseguró, Nabil no podía imaginar qué clase de padres podrían haber dado a luz a semejante perfecto hombre.

Nabil se quedó pensativo e hizo una mueca mientras pensaba. Después de lo sucedido Theo no tenía que ser un genio para adivinar lo que Nabil estaba pensando.

-No tiene caso que lo ocultemos de cualquier forma; conociendo a mi padre probablemente él sabe de nuestra relación desde hace mucho- su padre era un genio de aquellos que nacían cada quinientos años, su manejo de la red y la información no era pequeña en absoluto. Especialmente después de que su hermano mayor decidiera estudiar en el extranjero y pasara muchos años lejos de casa antes de volver. De aquella época a ahora su padre tenía un control de información sobre la vida de sus hijos que haría avergonzar a la CIA.

-No crees...que... ¿que les desagrade?- si el papá de Theo sabía ya de él, seguramente sabría qué clase de relaciones tenía antes de Theo. ¿Qué padre quería a alguien así cerca de su perfecto hijo?

-Dudo que le importe, papá es del pensamiento 'si quieres algo, tómalo'; por lo que naturalmente estará orgulloso de que dado que quise tener a este precioso pecoso para mí lo tenga como es debido- afirmó orgulloso y pese a ello Nabil no se ofendió en lo más mínimo, por el contrario se sonrojó, poco acostumbrado a ser querido de aquella forma.

-Te amo Theo- susurró y Theo le acarició la mejilla.

-Es lo único que papá quiere para su hijo- al asegurarlo Theo recordó que aún tenía que confesar un par de secretos a Nabil si no quería sorprenderlo y dejarlo hacer el tonto después- hay cosas que tienes que saber de mi antes de conocerlos- le aseguró y Nabil ladeó la cabeza con curiosidad.

-¿Qué cosas?- cualquier cosa referente a Theo le interesaba.

-Bueno sabes de los niños de probeta ¿no?- preguntó y Nabil asintió- bueno, yo nací así- confesó y aunque Nabil parpadeó varias veces no se mostró demasiado afectado.

-¿Tus papás no podían concebir?- preguntó. El sabía que Theo tenía un hermano mayor al que admiraba muchísimo así que las posibilidades eran que o bien el mayor era adoptado, o quizá también era de probeta o quizá las dificultades habían aparecido después del nacimiento de éste ¿O tal vez eran solo medios hermanos?

-Bueno, en realidad ese es el caso- sonrió nerviosamente- mis papás son ambos hombres...- confesó- Padre en específico es bastante ammm... determinado. Él decidió que un hijo de ambos era bueno y ya que la ciencia lo apoyaba... bueno... nací- se rió un poco y Nabil sonrió con él. Aunque la tecnología de los niños in vitro no era exactamente nueva, aun así, teniendo en cuenta la edad de Theo uno podía decir que para la época en que había sido concebido, los papás de Theo no eran gente común. Los recursos no eran pocos.




-Así que tu padres son gay- Theo se encogió de hombros.

-No sabría decirte, son más como indiferentes al resto de los hombres, creo que de hecho a ambos les gustan las mujeres más que los hombres- frunció el ceño. Sus papás eran raros-. Ya podrás conocerlos, la reunión es este fin de semana- Sonrió. Nabil volvió a ponerse nervioso en el acto, pero asintió.

-¿Qué... qué debería vestir?- preguntó preocupado y Theo le dio un piquito en los labios.

-Lo que quieras ponerte está bien, vamos a pasar el fin de semana en la casa de campo de papa así que no le prestes demasiada atención a la ropa.

La nueva información dejó a Nabil aún más nervioso ¡¡un fin de semana completo!! ¿Cómo iban a resistir sus nervios eso?

Nabil jamás rechazaría conocer a los padres de Theo, en primer lugar porque era un honor enorme que su pareja quisiera presentarlo y en segundo lugar, a él ya le había costado mucho hacer que Theo lo perdonara, nunca, jamas, ni en sus más locos sueños pensaría en negarle algo en ese momento.

Como tal, con todo decidido la mañana del sábado Theo pasó a recoger a Nabil a su departamento. Esta vez a su departamento real y salieron de la ciudad hasta el hangar privado de la familia. Ahí Theo abordó su jet privado.

-Tu familia realmente tiene dinero ¿no?- Nabil observó el lujoso interior del jet y se avergonzó profundamente de haber malinterpretado a Theo. El rubor en sus mejillas lo delató, pero ya que se habían reconciliado la anécdota de haber sido confundido con un arribista ya era algo gracioso para Theo.

-Estoy seguro de que me presente como el presidente de la empresa cuando nos conocimos- le aseguró- ¿cómo pudiste confundir mis intenciones?- preguntó divertido y Nabil se sonrojó aún más.

-Yo...- dudó en confesar la verdad.

-¿Tu...?- Theo se acercó a él dándole un vaso de refresco buscando su rostro- Vamos, dímelo- sentía bastante curiosidad. Nabil tomó su vaso y jugueteó con el girándolo en sus dedos.

-Estaba demasiado embobado viendo lo guapo que eres como para escucharte- confesó bajito. La respuesta dejó momentáneamente a Theo sin palabras. Sonrió y le quitó el vaso a Nabil poniéndolos en el descansabrazos de sus asientos privados y lo atrajo hacia él.

-Son dos horas de vuelo... creo que de repente quiero hacer buen uso de este jet- murmuró con voz ronca. El Jet tenía una habitación en la parte de atrás, con una amplia cama para que Theo descansara en sus viajes de ser necesario, sin embargo lo que menos quería en ese momento era descansar.

Theo levantó de un solo movimiento a Nabil y le llevó en brazos a la parte de atrás y lo lanzó a la cama ante el asombro de Nabil. Él tenía dinero, pero no se comparaba a la riqueza de su pareja.




-Theo- suspiró al verlo comenzar a quitarse la ropa. La visión nunca dejaba de quitarle el aliento, su pareja era un sueño.

Theo sonrió coquetamente y a Nabil le dio un vuelco el corazón.

-¿Me has extrañado Nabil?- preguntó y Nabil asintió tímidamente. Theo gateó sobre el cuerpo de su pareja y comenzó a mordisquearle el mentón- Desvísteme...- susurró y Nabil pasó duro, con manos temblorosas comenzó a sacar la ropa, sintiéndose tímido como nunca.

Cuando la ropa superior fue a dar al suelo Nabil soltó un suspiro de anhelo.